Residuos orgánicos compostables

Contenedor marrón - residuos orgánicos compostables

Contenedor marrón - residuos orgánicos compostables

 

El 40%, más o menos, de los residuos generados a diario en nuestros hogares es materia orgánica, que se puede reciclar y echar a la tierra en forma de compost. El compost ofrece nutrientes a la tierra; y salud a las plantas. Así, además, generamos menos basura.

 

El contenedor marrón solo es un servicio de recogida de residuos orgánicos compostables para personas comprometidas.

 

 

 

¿Qué necesitas para poder usar el contenedor marrón?

 

Solicitarlo en el Ayuntamiento

Curso de formación:

  • Desde el Ayuntamiento el personal técnico se pondrá en contacto contigo para darte una pequeña formación sobre el funcionamiento del contenedor marrón.

Un cubo:

  • Un cubo pequeño preferiblemente con laterales semiabiertos (ver fotografía) para bolsas de 10 litros.

 

                                     

 

 

Bolsas compostables:

  • Para los residuos que evitan los malos olores. Cuando necesites comprarlas fijate que tengan impreso el sello que certifican que son compostables (ver fotografía).
  • Utiliza estas bolsas solo para los residuos orgánicos compostables.

 

                                  

 

 

 

Llave del contenedor:

  • Para evitar la contaminación de los residuos orgánicos, la apertura del contenedor marrón es con llave. La llave en sí es una especie de pletina, por lo que se recomienda colocar un llavero grande (vistoso) para evitar su pérdida.
  • Se entregará una llave por vivienda.

 

 

 

Qué depositar

 

  • Restos de origen vegetal cocinados o sin cocinar: verduras, frutas, semillas, frutos secos y sus cáscaras, cereales, restos vegetales.
  • Restos de flores.
  • Restos de pan y bollería.
  • Papel de cocina, rollos de papel de baño, servilletas.
  • Bolsitas de infusiones, posos de café.
  • Corchos naturales de botellas (no plásticos).

 

 

 

Otros residuos compostables que no se deben depositar en los contenedores marrones de Mungia

 

Producimos otros residuos compostables que no son aceptadas en los contenedores de Mungia, como son:

  • Los restos de alimentos cocinados o sin cocinar de origen animal (norma de la planta de compostaje de Bizkaiko Konpostategia).
  • Las heces de animal, porque pueden trasladar enfermedades.
  • Los restos de poda de césped; su volumen podría colapsar el servicio y es más adecuado que las y los mungiarras que tienen jardín o terreno hagan compost en su parcela.

 

 

Cómo utilizar la llave en el contenedor marrón

 

El contenedor marrón tiene un sistema de apertura y cierre para que el contenedor, una vez depositada la bolsa de residuos orgánicos, quede SIEMPRE CERRADO.

 

Pasos para la utilización correcta del contenedor marrón:

  • Introducir la llave facilitada por el Ayuntamiento de Mungia en la cerradura.
  • SIN SACAR LA LLAVE subir la tapa del contenedor e introducir la bolsa compostable con los residuos orgánicos.
  • Bajar la tapa y subir la llave.

Nota: si el contenedor no está bien cerrado, no se puede sacar la llave.

 

 

 

Cómo depositar

 

  • En las bolsas compostables perfectamente cerradas que eviten los vertidos.
  • Si el contenedor está inhabilitado o lleno no dejes tus residuos fuera, busca otro contenedor.

 

 

 

Qué NO depositar

 

  • Las carnes, pescados y mariscos (cocinados o crudos).
  • Aceites de cualquier tipo.
  • Cenizas, restos de aspiradoras o barridos, tierra, colillas,...
  • Cualquier material no compostable.
  • Productos lácteos, cáscaras de huevo.
  • Pañales desechables, pañuelos de papel usados, papel de cocina con restos de aceite.
  • Excrementos humanos y de animales.
  • Tarjetas o papeles de colores brillantes o impresos con tintas de colores.
  • Objetos duros: piedras, pedacitos de cristal,  metal o plástico.
  • Quitamanchas y otros productos químicos de jardín o de casa.

 

 

 

Beneficios medioambientales y curiosidades

 

Evitar la contaminación de suelos y del agua

  • Cierre del ciclo de la materia orgánica. Reciclaje y posterior aplicación de compost en sustitución de fertiliantes químicos. Captura de CO2 en los suelos.
  • Mejora de la estructura y fertilidad de los suelos por la aplicación de un compost de calidad.

 

​Reducir el volumen de residuos que van al vertedero

  • La Menores entradas de materia orgánica a las plantas incineradoras y, por tanto, diseño de plantas de menor capacidad y con mayor aprovechamiento energético al reducirse la humedad de los residuos tratados.
  • Reducción sustancial de las cantidades de materiales biodegradables depositados en vertedero (tanto directamente como contenidos en los rechazos de planta) y, por tanto, reducción de las emisiones de GEI y de las necesidades de espacio en dichas instalaciones.

 

Reducir las emisiones de COa la altmósfera

  • Aumento de los niveles de recogida y calidad del resto de fracciones recogidas separadamente, con un incremento la recuperación de materiales y de las tasas de reciclado en su conjunto (supone en general un ahorro de energía y emisiones).

 

Evitar la extracción de materias primas

  • Producción de energía renovable (biogás como biocombustible utilizado directamente o para la obtención de energía eléctrica).

 

Beneficio social

  • Aumento de la sensibilización ciudadana en relación a la gestión de los residuos y a la protección del medio ambiente. Impacto positivo limitado sobre el empleo con la creación de nuevos puestos de trabajo en el sector de la recogida y el tratamiento.

 

 

 

El compost

 

¿Qué es el compost?

El compost es el material resultante de la descomposición aeróbica de la materia orgánica recogida separadamente mediante el proceso de compostaje. Es un material orgánico, higienizado y estable, de color oscuro y olor a tierra, libre de patógenos, semillas, hierbas e impropios (trozos de vidrio, plásticos, etc.). 

 

¿Qué aplicaciones tiene?

  • Abono natural en agricultura extensiva y ecológica (cereales, huerta, fruticultura, vid, etc.).
  • Como fertilizante en labores de jardinería, y en formulación de sustratos.
  • Como elemento para restaurar suelos degradados en proyectos de obra pública (clausura de vertederos, regeneración de taludes, etc.) o en la restauración de actividades extractivas.